top of page

UN PARAíSO NATURAL EN
LA CIUDAD

La reserva Laguna Nimez, con sus casi 70ha, conserva una serie de ambientes representativos, con una amplia diversidad de especies de flora y fauna nativas.
Te invitamos a recorrer sus 5 ambientes naturales, y conocer un poco más de la naturaleza en esta parte del mundo.

46508826_2267440886622363_60633274892230

5 AMBIENTES NATURALES

ESTEPA ARBUSTIVA

Dentro de la RNLN se protege una porción de la ecorregión "Estepa Patagónica"; representada principalmente, por arbustos. De aquí su nombre: Estepa Arbustiva.

Algunas de las especies vegetales más comunes que podremos conocer son el Calafate (Berberis microphylla); el Neneo (Mulinum spinosum); distintas especies del género Senecio; así como también del género Acaena (los famosos "carditos").

En torno a sus hojas, ramas y/o raíces, alimentándose de sus flores y frutos, se desarrolla todo un abanico de vida que va desde invertebrados (como arañas, el "chinche" nativo de los calafates, abejorros y mariposas) hasta Zorros grices (Lycalopex griseus) que construyen sus madrigueras en las matas, roedores, piches; y por supuesto, las hermosas aves que nos cautivan.

HUMEDAL

Dentro de la ecorregión "Estepa Patagónica", en la localidad de El Calafate, podemos encontrar un ambiente muy rico por la presencia de un sistema de lagunas, arroyos y lago, que es el Humedal Calafateño. Dentro de la reserva, se encuentra principalmente representado por las lagunas Nimez y Escondida. En este sitio podemos observar principalmente aves acuáticas, como los atractivos Flamencos australes (Phoenicopterus chilensis); los Cisnes de cuello negro (Cygnus melancoryphus) junto a los Coscorobas (Coscoroba coscoroba); patos; y gallaretas, entre otros.

PASTIZAL INUNDABLE

Junto a las lagunas, formando parte del Humedal; en este caso con una predominante vegetación herbácea, se encuentra el Pastizal Inundable. Este sitio, es hábitat de especies vegetales nativas como los coirones (familia Poaceae), la curiosa Mata piedra (gn. Azorella), y de otras, con hermosas flores como el Don Diego de la noche (Oenothera odorata) y el Topa Topa (Gn. Calceolaria).

De estos pastos tiernos y de los invertebrados que viven en el Pastizal, se alimentan especies de aves como los Cauquenes comunes (Chloephaga picta), las Bandurrias australes (Theristicus melanopis), Teros comunes (Vanellus chilensis), y Becasinas comunes (Gallinago magellanica), entre otras. También es común ver entre estos pastos, los simpáticos Zorros grices, jugando, y/o buscando roedores, lagartijas o huevos para alimentarse.

JUNCAL

El ambiente con menor superficie dentro de la reserva, pero uno de los más importantes por la función que cumple, es el Juncal. Este sitio que, como su nombre bien lo indica, está compuesto principalmente por juncos (familia Juncaceae); es el mayor sitio de nidificación de aves acuáticas de todo el área protegida, durante la época estival; y el único espacio acuático que no se congela (por la presencia de vegetación) durante la época invernal, convirtiéndolo en un ambiente fundamental para la supervivencia de las especies acuáticas no migratorias presentes en la RNLN.

Por la presencia de una gran cantidad de parejas reproductivas -con nidos-, es el lugar por excelencia para observar aves rapaces como los chimangos (Milvago chimango) y/o los llamativos Gavilanes cenicientos (Circus cinereus). Es también el hábitat de la especial y esquiva Gallineta chica (Rallus antarticus), ave vulnerable a nivel mundial, que habita en pocos sitios en el planeta.

COSTA DEL LAGO ARGENTINO

El último ambiente, es el perteneciente a la zona costera; en este caso, del Lago Argentino. Este sitio, con predominancia de dunas y playas rocosas, alberga una flora muy similar a la de la Estepa; no así su fauna. Los paredones son zona de nidificación de las ágiles golondrinas (familia Hirundinidae), y entre sus costas, a simple vista poco habitadas, podemos encontrar muchas especies de aves playeras, entre ellas la mayoría migratorias. Algunos ejemplos son: el Chorlito ceniciento (Pluvianellus socialis), que se encuentra casi amenazado a nivel mundial, y con pocos ejemplares en el planeta (con la mayoría de sus individuos en Patagonia); el Chorlito pecho canela (Charadrius modestus); y los Playeritos unicolor, y rabadilla blanca (fam. Scolopacidae) ambos migradores de largas distancias, entre polo y polo. Estos últimos, pasan el verano austral en nuestras costas, para luego migrar al verano del Hemisferio Norte (Estados Unidos, Canadá, Groenlandia), donde nidifican.

La preservación de este ambiente, a partir de la no circulación de vehículos rodados, extracción de áridos, o introducción de animales domésticos; garantiza la vida de estos maravillosos especímenes, algunos de ellos, que realizan de las migraciones más largas y difíciles del mundo.

Para disfrutar de estos ambientes de una forma adecuada, te invitamos a leer

bottom of page